Mapa de aguas contra la sequia

Pocos agricultores saben por dónde discurre exactamente el agua en sus parcelas durante la lluvia, en especial la torrencial, que es cada vez más frecuente.

Imaginemos un territorio cualquiera y dividámoslo en 100 cuadrículas. Supongamos que al llover se forman aguas remansadas, escorrentías y desviaciones de aguas en 15 de las 100 cuadrículas. ¿Para qué sirve esta información?

La idea consiste en aprovechar las 15 cuadrículas donde se concentra o pasa el agua para plantar árboles que generen un microclima, y también arbustos que retengan o desvíen el agua hacia otros puntos deseados, irrigando nuevas cuadrículas. En otras palabras, se iría configurando un nuevo mapa del agua a partir del anterior, seríamos como artesanos del agua.

Utilicemos técnicas de lucha contra el desierto y obtendremos para nuestro país un supéravit de agua que bien gestionado puede cambiar el aspecto del territorio, favoreciendo un microclima húmedo. Manejando el agua como si fuera muy escasa nos volveremos muy eficientes a la hora de plantar y a la hora de regar. Seremos ricos.

Mapa de aguas contra la sequia

En Burkina Faso Yacouba Sawadogo ha vencido al desierto plantando árboles:

"Los agujeros Zaï tradicionalmente han sido utilizados para tratar de restaurar la tierra estéril. Yacouba introdujo la innovación al llenarlos con estiércol y otros residuos biodegradables, para proporcionar una fuente de nutrientes para la vida de la planta. El estiércol atrae termitas, las cuales mediante la construcción de sus túneles, ayudan a airear y romper la tierra mucho más de lo que conseguiría solo el agujero. También aumenta la medida de los agujeros ligeramente sobre los modelos tradicionales. Gracias a las termitas y a que Yacouba empezó a utilizar la técnica mucho antes de la siembra, estas creaban una red de túneles lo suficientemente extensa como para lograr que el agua perdurará durante más tiempo en la tierra. Esta mayor permanencia de agua en la tierra favoreció el desarrollo de las plantas. Fue entonces cuando Yacouba pensó en plantar árboles en los límites de sus cultivos para favorecer la humedad, bajada de temperatura, etc en las zonas donde antaño había bosques. Gracias a su método, los árboles que sembró empezaron a crecer , estos favorecían la humedad del suelo, subían el nivel de la capa freática, bajaban con su sombra la temperatura del suelo y ayudaban a regular el clima. Poco tiempo después, el bosque de unas pocas especies que Yacouba había plantado se fue convirtiendo en un bosque cada vez más diverso, gracias a que los propios árboles mejoran la calidad del suelo y a que las aves transportan semillas. Mediante el uso de esta técnica y gracias a que Yacouba la ha transmitido y la sigue transmitiendo por las zonas rurales de su país, se han conseguido recuperar tres millones de hectáreas que habían sido desertizadas." (Fuente, Wikipedia)

Las termitas pueden ser fuente de problemas en España pero quizás se pueda atraer a otras especies de hormigas colocando restos orgánicos diferentes al estiércol en los agujeros que se excaven para plantar.

Un paso más, los greenkeepers de los campos de golf dirigen a las lombrices a un lado u otro mediante el regadío consiguiendo que la tierra mejore por zonas y el césped crezca mejor. La misma función pueden cumplir los arbustos que se siembren en las 15 cuadrículas con agua, dirigiendo y desviando el agua a nuevas zonas si están colocados por ejemplo a modo de terrazas.

Las hormigas con sus redes de túneles, las lombrices también…una nueva estructura del suelo haciendo del mismo una esponja. Los troncos de los árboles no retienen el agua pero la base de los setos de algunos arbustos sí, la infiltración sería mayor.

Lo ideal sería ir formando redes de desviación de agua y nuevas plantaciones en el terreno, algo así como una dehesa, que tiene solo algunas partes con flora pero que si se abandona se cierra de nuevo: en el interior de cada celdilla de la red el terreno iría mejorando poco a poco por la mejora del perímetro circundante.

MApas de agua

No se semillaría el suelo con gramíneas, césped, etc; más bien el terreno tendría el aspecto de un jardín xerófilo, gestionando la escasa agua de lluvia. De hecho si crecieran especies herbáceas poco útiles biológicamente, ó especies colonizadoras, ó especies invasoras, convendría hacer compost con ellas para reforzar el mapa de aguas. Las plagas vegetales son alimento para la tierra, y es fundamental mejorar el suelo.

También los arrendajos pueden colaborar en la expansión de los árboles porque cuando entierran sus semillas los jabalíes no las localizan.

Se ha mencionado a miles de pequeños agricultores, las hormigas, las lombrices... pero faltan las abejas, que con su polización contribuyen a la expansión de las especies vegetales.

Más iniciativas, en Italia hay un paisajista que consigue que la flora se recupere antes esparciendo desde una avioneta un cocktail líquido de semillas, hierbas y otros componentes orgánicos, tras hablar con las comunidades locales. En las 15 cuadrículas con agua se podría colocar este cocktail para que la flora se recupere antes y las abejas tengan más alimento.

Convendría diseñar los cortafuegos desde el principio, se pueden plantear de tal manera que sean productivos (olivo, vid, almendro, nogal, castaño, cerezo, etc), proyecto Mosaico Extremadura, de la Junta y la Universidad

Los arbustos primero crearán un microclima que dará sombra al suelo, proliferarán los hongos, y menguará la evotranspiración. Después los árboles (bosques isla)

crearán nuevos microclimas que actuarán como refugios y protegerán la biodiversidad

El terreno se parecerá cada vez más una esponja de materia orgánica generando una reacción de fertilidad en cadena, haciendo el lugar más resiliente al cambio climático (“más calor, menos agua”, como decía un paisajista español).

La biodiversidad se refugia en los microclimas ante las adversidades metereológicas. Por otra parte donde hay dos ó más especies de hormigas es donde hay mayor biodiversidad. Hay una relación entre microclimas y variedad de especies de hormigas, son indicadores de que la regeneración de la tierra está siendo un éxito.

¿Hablamos?